skip to Main Content
Elena Manzano Blog Qué Hacer Amistad Jefe Redes Sociales

Cotilleo en Redes Sociales. Cómo evitar que tu jefe o clientes te espíen.

El otro día una compañera me vino agobiada con un dilema “Mi jefa me ha pedido amistad en Facebook y no sé qué hacer”. La otra opción también ya un clásico podía haber sido “Elena, un cliente me ha pedido amistad en Facebook y no quiero aceptarle pero no quiero que se enfade porque es muy buen cliente”

Y es que en ese momento que tienes la solicitud en tu bandeja de entrada comienza la cuenta atrás para ponerle remedio antes del temido “Oye, el otro día te mandé solicitud en Facebook ¿No la has visto? ¡Acéptame!”

Empieza el sudor frío.

¿QUÉ HACER EN ESTE MOMENTO “TIERRA TRÁGAME”?

TRANQUILIDAD. Tiene solución más sencilla de lo que piensas:

 

ANTES DE QUE TE LLEGUE LA SOLICITUD.
CLAVE 1#: LA ANTICIPACIÓN


Si aún no te ha llegado esa solicitud estás a tiempo de hacer las cosas bien desde un principio. Esto te ahorrará pasos posteriores y sobre todo angustias innecesarias.

 Mi recomendación, si quieres tener una buena imagen como veterinario/a es que sigas los siguientes pasos:

1. Oculta tu perfil personal bajo un pseudónimo.

De esta manera sólo te encontrará quien tú quieras que te encuentre. Mi recomendación es que evites nombres fantásticos. Si suena demasiado falso puede ser detectado por el sistema como irreal y pueden obligarte a cambiarlo bajo la amenaza de cerrarte la cuenta. 
Ejemplo:

  • Nombre original: Ana Campo Martín
  • Pseudónimo que gusta a las redes: Anita Campera/ Ana Flores/ Anita Flores…
  • Pseudónimo que corre peligro: Ana la que vive en el campo/Aniwini en el campo.

2. Crea un perfil profesional.

Aquí sí que vas a poner tu nombre real, una foto de perfil súper profesional y puedes agregar a todos los profesionales del sector así como clientes que quieras sin riesgo de que vean tus fotos de postureo en la playa.

Este perfil puedes mantenerlo actualizado o no, eso ya dependerá de la estrategia que quieras seguir, pero como poco será el lugar al que referir a jefes y clientes con ansia de cotilleo.

Esto podemos hacerlo tanto en Facebook como en Instagram. Yo lo tengo en los dos.

3. Pon tu perfil privado.

Tanto en Facebook como en Instagram (las dos redes principales donde podemos tener este problema) tenemos esta opción.

FACEBOOK: Inicia sesión y entra en el menú de configuración. Una vez en él entra en el apartado de “Privacidad” y a la pregunta de “¿Quién puede ver tus publicaciones a partir de ahora?” pon “amigos”. 

Esta será la configuración que tendrás por defecto para todo tu contenido. Ningún desconocido que entre en tu perfil podrá ver nada más allá de tu foto de portada y perfil.

INSTAGRAM: Entra en configuración. Privacidad y seguridad. Privacidad de la cuenta. Activa el botón “Cuenta privada”.

 

CUANDO YA TE HA MANDADO LA SOLICITUD.
CLAVE #2: APRENDE A GESTIONAR TU PRIVACIDAD


Supongamos que la solicitud ya está en tu bandeja, no tienes perfil profesional y tu última actualización son fotos de tus vacaciones en la playa (un motivo más para “darles la razón” a aquellos/as que piensan que los veterinarios somos unos “estafadores” que vivimos “a todo trapo”…) o bien fotos de la despedida de soltera/o del pasado fin de semana que no te dejan en muy buen lugar ante tu jefe…

O simplemente tu vida privada que no quieres compartir.

¿Sabías que puedes aceptar la solicitud de amistad y que la persona vea LO MISMO que antes de ser amigos? Esto es gracias a la magia de las listas.

Aquí los pasos a seguir:

EN FACEBOOK:

DESDE EL ORDENADOR (no se puede desde el móvil) entra en Facebook. Y entra en el perfil de la persona que te ha pedido amistad.

ACÉPTALA.

Respira y no llores.

Posa el ratón sobre el botón “Amigos” y se te abrirá un menú desplegable como este:

Agrega a esta nueva «amistad» a una de estas dos listas:

  • Con acceso restringido: Podrá ver lo mismo que si no fuera tu amigo/a pero no podrá decir que no le has aceptado y nunca verá nada tuyo. (Este es muy utilizado para personas que ya no quieres que formen parte de tu vida y no se ofendan. Un poco hipócrita pero funciona). Para seleccionar esto presiona sobre «Agregar a otra lista» y ahí selecciona abajo del todo «con acceso restringido».
  • Conocidos: Si quieres que pueda ver parte de tu contenido (pasado y futuro), solo el que tú selecciones.

Si has elegido la primera opción enhorabuena, ya has terminado 🎉.

Si has elegido la segunda opción (quieres ir de coleguita) has de repetir el paso 3 de la CLAVE #1 pero a la pregunta “¿Quién puede ver tus publicaciones a partir de ahora?” pon “amigos excepto conocidos”. 

A continuación, en este mismo menú, ve un poquito más abajo y en el apartado “Limita los destinatarios de tus publicaciones antiguas en tu biografía” selecciona esta opción. Esto hará que todo lo que hayas compartido hasta el momento quede oculto para esta persona.

¿Y ahora cómo comparto cosas con él/ella?
Desde este momento y por defecto todo estará oculto. Si quieres darle acceso a una publicación pasada (donde apareces salvando la vida a un perrito), ve a esa publicación, dale a editar y modifica la privacidad así:

     

 

De igual modo todo lo que compartas a partir de ahora en ese perfil se hará bajo la segmentación “Amigos excepto conocidos”, algo que puedes cambiar manualmente en esa misma publicación antes de emitirla:

 

EN INSTAGRAM:

Esta red no tiene tantas opciones pero algo podemos hacer.

Lo primero acepta su solicitud de seguimiento. Luego entra en su perfil. Presiona sobre los 3 puntitos que te salen arriba a la derecha (es el menú). Aquí tienes las opciones de:

  • Bloquear: no podrá ver nada tuyo.
  • Ocultar tu historia: Verá tus fotos pero no tus stories.

 

 

“Estamos llegando al fin de una civilización, sin tiempo para reflexionar, en la que se ha impuesto una especie de impudor que nos ha llegado a convencer de que la privacidad no existe.” José Saramago

Esta frase de Saramago tiene mucho de verdad ya que hoy en día creemos que «tenemos» que aceptar nuestra total exposición y a cualquier precio.

A partir de esta base que hoy te muestro uno puede jugar en su beneficio de muchas maneras para labrarse una imagen profesional TOP 🚀.

Antes de embarcarnos (personal o profesionalmente) en una red social debemos saber que son un arma de doble filo, muy poderosas… en ambos sentidos. Por lo tanto mi recomendación es que, antes de mostrarte en cualquiera, lo primero es conocer y controlar cómo proteger tu honorabilidad para evitar disgustos y poder disfrutar de todo lo que te pueden ofrecer… que es MUCHO.

Y sobre todo no olvidar que las conversaciones en la vida real también sirven y que siempre nos quedará la opción de comunicar asertivamente que nuestro perfil forma parte de nuestra vida privada íntima… y que queremos que siga siendo así.

¿Te ha quedado alguna duda? ¿Has tenido alguna experiencia truculenta por no haber sabido manejar a tiempo tu privacidad? Me encantará leerte en los comentarios 😉

Además recuerda que si trabajas en el sector veterinario y quieres estar en contacto con toda una comunidad de profesionales con la que compartir experiencias sobre redes sociales, te esperamos en el grupo privado de Facebook Veterinaria 2.0.

¡Te espero dentro!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar